Cómo cuidar su diamante

Los diamantes necesitan ciertos cuidados para mantener al máximo su brillo. Para limpiar las joyas, introdúzcalas en un pequeño recipiente con agua y cualquier detergente líquido suave. Cepille las piedras delicadamente con un cepillo de dientes. Páselas a un colador y aclárelas bajo el grifo con agua templada y finalmente, seque con un trapo suave y sin pelusa dándoles golpecitos. Lleve sus diamantes al joyero por lo menos una vez al año para que los revise y pueda comprobar si la sortija tiene el engaste flojo o si presenta muestras de desgaste. Aprovechando la ocasión, limpiará los diamantes de una forma profesional.

Imelda de Val ofrece un servicio de mantenimiento de joyas con diamantes, como anillos de compromiso, en este caso el primer mantenimiento es gratuito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *